BUSCAR EN LA ERA DIGITAL

LA ERA DIGITAL: A QUÉ DENOMINAMOS E-LEARNING

LA ERA DIGITAL: A QUÉ DENOMINAMOS E-LEARNING



CONCEPTO DE E-LEARNING

Existen diversas posturas a la hora de definir al E-learning: yendo de lo específico: es la entrega de guías didáctica interactivas multimedia, vía Internet. A los procesos orientados: es el proceso de combinar el contenido, con el apoyo y comunidad. Al visionario: es dar entrenamiento en cualquier parte y en cualquier momento (Kruse, 2003).
Sin embargo, en el presente artículo coincidimos con la apreciación de Relan y Gillani (citado en Marcelo, 2002), cuando refiriéndose al E-learning expresan que es “la aplicación de un repertorio de estrategias instruccionales, orientadas cognitivamente y llevadas a cabo en un ambiente de aprendizaje constructivista y colaborativo, utilizando los atributos y recursos de Internet” (op. cit.:25).
En consecuencia, no debe confundirse aprendizaje asistido por el computador con E-learning. El aprendizaje asistido por computador o CBT (Computer Based Training), puede abarcar elementos tan amplios que van desde la utilización de CD-ROM interactivos, pasando por aprender a colorear en Paint de Microsoft , hasta utilizar enciclopedias como Encarta o ver videos educativos y películas en formato DVD proyectadas en una computadora local. En cambio el E-learning toma como fundamento el uso de tecnologías estándares de Internet basado en la tecnología Cliente- Servidor, utilizando los protocolos TCP/IP para la transferencia de información y los navegadores Web. Además “está vinculado en redes, las cuales lo hacen capaz de actualización instantánea, almacenamiento y recuperación, distribución e intercambio de instrucción o información” (Rosemberg, op. cit. p.:28).
Manuel Area Moreira de la Universidad de la Laguna nos habla del concepto del E-learning en el siguiente video:



DESARROLLO Y EVOLUCIÓN DEL E-LEARNING

Pareciera que la aparición del E-learning está íntimamente ligada al desarrollo de dos tecnologías: Internet, por una parte y los CBT (Computer Based Training) por la otra. Lo cual nos lleva a suponer que ambos conceptos se complementan en la acción y son inseparables a la hora de entender el nuevo fenómeno de aprendizaje on-line.
A pesar que Internet ya había comenzado a desarrollarse en la década de los setenta, no es sino hasta la década de los ochenta cuando comenzó a madurar como tecnología. “La implementación actual de la conexión de Internet comenzó alrededor de 1980 y en 1983 ya se encontraba terminada la infraestructura básica de que (sic) actualmente se dispone” (Kahn y Logan, 1996. p.:6). Sin embargo no es sino hasta la década de los noventa cuando comenzó a popularizarse por medio de la WWW (World Wide Web).
Paralelamente a este desarrollo de la Internet, los CBT ya habían comenzado a desarrollarse también a partir de la década de los setenta, incluso antes de la aparición de las computadoras personales. PLATO (Programmed Logic for Automated Teaching Operations), fue el primer intento serio de construir un CBT. Con la llegada de la década de los ochenta el programa toma dimensiones mayores y comienza a desarrollarse y comercializarse de manera acelerada.
Sin embargo, la llegada de la década de los 90 exigió a los desarrolladores de software una nueva dimensión: hacer de Internet una gran plataforma de aprendizaje. Entonces los creadores de CBT debieron replantearse su tarea en los términos que nos esboza Rosemberg (op. cit.) “Para que un CBT sea efectivo en su marcha hacia delante, debe estar en línea” (p. 50).
La década de los 90 fue, sin duda alguna, el período de gestación del E-learning ya que las tecnologías necesarias para su desarrollo, a saber, Internet y CBT’s, estaban en su proceso de crecimiento y maduración.
El aprendizaje, su proceso y herramientas, comenzaron a estar en línea. Ya para mediados de la década de los noventa, el aprendizaje vía Internet reportó grandes ganancias a escala mundial. “El mercado mundial de la formación informática era en 1998 de 18,8 millardos de dólares, mientras que Internacional Data Corporation lo sitúa en 28,3 millardos de dólares en 2002” (Marcelo, op. cit.:33).
Para el año de 1996, un estudio en California State University, donde se expuso a un grupo de estudiantes a recibir una clase tradicional y a otros a recibir una clase basada en tecnología Web (ambos estudiando el mismo contenido), demostró que los estudiantes que recibieron la clase por medio de la Web “obtuvieron, en promedio, puntajes 20% superiores” (Tapscott, op. cit.:132). El aprendizaje por Internet, ya era un éxito.
Con la llegada del nuevo milenio, el aprendizaje vía Internet había tomado un lugar preponderante en muchas universidades en el mundo.
Hoy, casi todas las instituciones tradicionales de educación superior están desarrollando una presencia en el Internet más allá de simples sitios promociónales en la Web. Cursos en línea, interacción con estudiantes e instructores y acceso a bibliotecas de investigación son sólo algunas de las capacidades que están emergiendo (Rosemberg, op. cit.: 25).
La lista de universidades con presencia en Internet (más allá de portales informativos) y el interés en estos centros de estudios está creciendo día tras día.
Sin embargo, según un boletín informativo de la Universidad de Nueva Esparta, Latinoamérica está en un proceso de implantación y crecimiento en cuanto a las herramientas de E-learning. Chile, Brasil, México, Perú y Argentina están haciendo grandes esfuerzos en tiempo y dinero para la implantación de sistemas de aprendizaje on-line (Universidad de Nueva Esparta, 2004. s/p).
Por otra parte, según Otero (2003), en su conferencia sobre E-learning, nos dice que “es evidente como aumentan las instituciones e individualidades con experiencias en la implementación de sistemas de E-learning y en el desarrollo de contenidos” (s/p).
Sin embargo, es necesario aclarar el escenario del uso de Internet en el mundo, para entender en qué estado se encuentra la estructura tecnológica por un lado, y cuantos usuarios pudieran, eventualmente, tener acceso a la Internet. Esto nos permitiría saber las posibilidades reales de la incorporación de un sistema de aprendizaje vía on-line.

7 HERRAMIENTAS CON LAS QUE CUENTA EL E-LEARNING

Algunas de sus herramientas son:
1.      LMS (Learning Management System): Sistemas de gestión y administración de aprendizaje
2.      Cursos On-line: Cursos desarrollados con Software de autor y pueden hospedarse en un LMS.
3.      El World Wide Web: Servicio de Internet que presenta un número ilimitado de documentos en forma texto o con efectos multimedia y está basado en el protocolo HTTP (protocolo de transferencia de Hipertexto)
4.      Los Chats: Aplicaciones para establecer conversación (audio, texto y video) con otra u otras personas, en tiempo real.
5.      Grupos de discusión y foros. Sistema de comunicación asíncrona donde los usuarios dejan mensajes sobre un tema en particular. Hay la posibilidad de preguntar y responder preguntas en diferido.
6.      Correo electrónico: Forma de comunicación vía Internet que posibilita el envío y recepción de mensajes, archivos en distintos formatos, aun cuando el ordenador se encuentre desconectado
7.      Servicio de mensajería instantánea: Programas de Chat muy avanzados que permiten personalizar tus contactos y muchísimas otras posibilidades de personalización del entorno de la comunicación. Es posible transferir cualquier tipo de información en tiempo real como audio, video, archivos en cualquier formato, etc. El más usado es Hotmail Messenger de Microsoft, el cual posee más de 200 millones de usuarios en todo el mundo.

QUÉ ES UN LMS

Es importante destacar que el LMS es la plataforma E-learning que tiene más proyección, no solamente por su carácter de software libre, como mencionamos anteriormente, sino por su funcionalidad.
Una plataforma LMS o Sistema para la Administración de la Enseñanza y Aprendizaje, es el software que permite el control y administración de los cursos E-learning, es decir, facilita la creación, gestión y distribución de actividades formativas a través de la Web.
Los entornos de enseñanza-aprendizaje (plataforma LMS) que facilitan la virtualización de los procesos educativos, disponen de herramientas de comunicación, colaboración y gestión educativa. De esta manera tutores, administradores y estudiantes interactúan eficazmente y se crea un ambiente para trabajar en grupo, debatir, confrontar, resolver casos, construir respuestas a problemas complejos, aplicar y comparar opiniones.



Carlos Zarzalejo
Doctor en Educación; Msc. en Gerencia

Comentarios